Ayuda en casaINNOVACIÓNInvestigaciónMANUALESPensamiento creativo y crítico

Educar en el asombro ¿Cómo educar en un mundo frenético e hiperexigente?

Hace un par de semanas os recomendaba para leer este verano:

Enséñame a hacerlo sin tu ayuda: Actividades basadas en el método Montessori, para tu hijo y para ti (Recréate)

Hoy os quiere recomendar un nuevo libro imprescindible este verano.

Educar en el asombro (Ed. Plataforma Editorial 2012) de Catherine L´Ecuyer se abre con una cita excelsa de G.K. Chesterton que expresa y resume todo lo que he visto y aprendido en estos cuatro años y medio:

Os recomiendo un nuevo libro de imprescindible lectura.

Los niños no son como los de antes, dicen las abuelas. A pesar de la gran asequibilidad a tanta información, constatamos que los niños no aprenden al ritmo esperado. A pesar de la avalancha de estímulos, constatamos que los niños se aburren y les cuesta motivarse. A pesar de la era “multi tarea”, constatamos que les cuesta concentrarse. A pesar de la mayor disponibilidad de los bienes materiales, constatamos que los niños tienen el deseo bloqueado.
El libro responde, entre otras, a las siguientes preguntas: ¿Cómo conseguir que un niño actúe con ilusión, sea capaz de observar con calma lo que le rodea, piense antes de actuar y esté motivado para aprender sin miedo al esfuerzo?

Leer entrevista a la autora

Cuando muy niños, no necesitamos de hadas, sino simplemente cuentos. La vida es de por sí bastante interesante. A un niño de siete años puede emocionarle que Perico, al abrir la puerta, se encuentre con un dragón; pero a un niño de tres años le emociona ya bastante que Perico abra la puerta.

Para la autora, el asombro es el motor que todo niño lleva incorporado y, tal y como se desprende de la cita anterior, este asombro siempre está presente (también en los adultos) si bien en cada momento su origen puede variar. La clave está en saber apurar esas etapas.

Disponible en Amazon:

Educar En El Asombro – 4ª Edición (Actual)

Artículo anterior

Juego de tablero para la estimulación del lenguaje.

Siguiente artículo

Crea problemas sabiendo la respuesta

No comentado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *