APPAyuda en casaEstimulación del LenguajeInfantilJuegos InfantilesLOGOPEDIA

Logopedia: 10 ideas para trabajar en casa

Antes de sumergirse en esta lista de 10 de logopedia para hacer en casa, un poco de información de cómo se produce el desarrollo del lenguaje.

De los 18 a los 24 meses

Aunque hay una gran variabilidad, la mayoría de los niños dicen unas 20 palabras cuando tienen aproximadamente 18 meses y unas 50 o más cuando cumplen 2 años. En torno a esta edad, los niños empiezan a combinar dos palabras en frases muy simples, como “bebé llorar” o “papá grande”. Un niño de 2 años debería poder identificar objetos de uso común (tanto cuando el objeto está presente como cuando se trata de imágenes del objeto), señalar sus ojos, sus orejas y su nariz cuando alguien se las menciona y seguir de dos pasos (como “Por favor, recoge el juguete y dámelo”).

De 2 a 3 años

Los padres suelen presenciar grades avances en el habla de sus hijos a esta edad. El del niño debería crecer considerablemente (demasiadas palabras para poderlas contar) y el niño debería combinar de forma sistemática tres o más palabras en frases más largas.

Su comprensión también debería mejorar; con 3 años, un niño debería empezar a entender qué significa “ponlo en la mesa” o “ponlo debajo de la cama”. Su hijo también debería empezar a identificar y a entender conceptos descriptivos (por ejemplo, grande versus a pequeño).

Si sospechas que tu hijo tiene retraso en el habla, visita un especialista del lenguaje para que evalúe a tu hijo y poder intervenir lo antes posible.

ideas lenguaje

Aquí van los 10 consejos que pueden ayudar a que tu hijo:

1. Trata de no tener el televisor encendido si no lo estás mirando. El ruido de fondo puede ser una molestia y distracción importante.

2. Incluso antes de los tres años se puede enseñar la lengua de signos (se ha demostrado que ayuda a que hablen más rápido). Es mejor centrarse en los signos más útiles: más, la mía, ayuda, mamá, papá, por favor, gracias (por favor y gracias son sólo para enseñar a los pequeños una buena educación!)

3. Prepara imanes para la nevera con sus cosas favoritas (zumo, cereales, plátano…) de manera que cuando quiera algo pueda traerte el imán correspondiente. Hay que asegurarse de que no pueda atragantarse con ellos.
Cómo hacer los imanes: Se puede usar papel  imán con cartulina de papel blanca recortando ambos a la misma medida. Dibujamos sobre la cartulina las cosas que pueda necesitar tu hijo: taza, comida, cama, juguete favorito, etc … Con esto estamos tratando de eliminar la porque los niños con retraso del habla a menudo se frustran fácilmente. ¿No nos pasaría a todos?

4. Pasa 40 minutos simplemente “jugando” con tu niño o niña, varias veces al día si es posible. Usa palabras sencillas: “coche rápido” o “bola roja”. Jugar con los niños tiene otros muchos beneficios para su confianza y aprendizaje. Juega y verbaliza lo que estás pensando, viendo… añade lenguaje al juego.

5. Trabaja con tarjetas de flash de memoria sencillas. Para los más pequeños me encantan los con sencillas imágenes a color, para que los niños y las niñas de las primeras edades, se identifiquen con diferentes texturas y aprendan las primeras palabras y objetos, como los de esta serie:  (MIS LIBROS DE IMAGENES), aprovecha el momento para decir el nombre del objeto y pide que lo repitan.
PD: Es posible que quieras usar una de tarjetas flash de memoria para bebés o niños pequeños – hay muchas gratis.

6. Prepara una bola de algodón y una pajita. Pon la bola de algodón sobre la mesa o en el suelo. Ahora, pide a tu pequeño que sople a través de la pajita haciendo que se mueva la bola de algodón. Esto le ayudará con los músculos de la boca necesarios para el habla.

7. Beber con una pajita, pero no sólo líquidos. Variar un poco y utilizar la pajita para beber muchas texturas diferentes (agua, leche, puré de manzana, puré de frutas, batidos …)

8. Usa pajitas largas y divertidas como estas Pajitas extralargas, diseño con curvas. Con estas pajitas más grandes y curvas es necesario un poco más de fuerza muscular y habilidad que con las pajitas normales.

9. Pon algunas cosas fuera del alcance que sepas que tu hijo va a querer (libro favorito, juguete favorito) y va a tener que pedirte ayuda cuando lo busque. Enséñale a venir a buscarte y te llevarte (de la mano) a lo que él / ella quiere o trayendo el imán correspondiente de la nevera. Enséñale el signo de ayuda y decir ” ayuda “cuando te está pidiendo algo. Así estás también modelando este comportamiento en él / ella.

10. ¡Elogia sus esfuerzos!  Estas son algunas cosas que practico con alumnos y con mis propios hijos.

Traducido y adaptado del blog ‘YourModernFamily

 

Artículo anterior

Restamos de diferentes formas apoyándonos con imagen

Siguiente artículo

¿Cuánto dinero te queda?

1 Comentario

  1. Clara Gomez
    23 Abril, 2017 de 4:07 pm — Responder

    Interesante todo el artículo.
    Tengo un nieto de 4 años que habla muy rápido y además se le dificulta pronunciar la r, pl, fr; tiene medicina prepagada y esta no cubre el logopeda para estos casos a pesar de tener en informe del colegio, el pediatra y el logofoníatra, recomendando sesiones de logopedia.
    Lo tendré en vacaciones escolares 7 horas diarias y además de hacer algunas actividades recreativas, quisiera saber algunos ejercicios sobre sus dificultades de pronunciamiento.
    Gracias por el artículo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *